viernes, 8 de mayo de 2015

EL PARAÍSO.

Si quieres, pero has de quererlo, buscarlo, y ponerte a ello, puedes encontrar todos los días, aunque sea durante un segundo, el paraíso.

Para Adán,- en feliz ocurrencia de Twain-  el paraíso estaba junto a  Eva. Por eso al ser expulsado de él se quedó tan ancho, y tiró palante.

Está  en la lisura del cristal, en las gotas de agua transparentes que difunden algunos aspersores al amanecer,en la mirada de tu pequeña,...¡todo es paraíso!

Pienso en aquella idea de  Borges: “No pasa un día en el que no estemos, un instante, en el paraíso”.

La única forma de entender el amor es sentirlo, y lo mismo sucede con la belleza.

¡Búscala!

1 comentario:

  1. Siempre he buscado la belleza, pero la felicidad... ¿se busca?
    Hoy, con tu escrito, se ha encendido una pequeña y nueva luz en mi alma. Gracias.

    ResponderEliminar