jueves, 7 de mayo de 2015

LEJANO.

Hay una manera de mirar fotográfica: aléjate para que te vea mejor.

Y así con Dios: sólo de lejos podré verte. Así descubrió el hijo pródigo el camino de vuelta, cuando estaba en el quinto pino, donde el viento da la vuelta.

Cuando caes en la cuenta que hay que ser muy necio para tratar de cambiar a quien te acepta tal y como eres.

"No tengo idea de qué me espera, o que ocurrirá cuando todo esto termine. Por el momento se esto: hay gente enferma y necesito curarlas".-La plaga de Albert Camus.


No hay comentarios:

Publicar un comentario