martes, 19 de mayo de 2015

QUERER ES PODER.

Los seres humanos queremos ser felices. Este proyecto colosal, irremediable y vago dirige todas nuestras creaciones. Es un afán privado, pero que sólo puede colmarse mancomunadamente. 

Esa felicidad es como el ojo, que si se ve a sí mismo está enfermo. Hay que operar el cristalino opaco que hace que nos veamos el ojo.

Así, cuando nos vemos a nosotros mismos  , estamos enfermos.

También se dice que la felicidad es una puerta que se abre hacia afuera, queriendo significar que si se abre hacia dentro, nos obliga a dar un paso atrás para que ella ocupe nuestro espacio.

Respecto a la felicidad   se han dicho muchas idioteces, una es la de "querer es poder".

Eso es una sandez.

Querer no es poder. Yo he querido muchas veces  y, oye, que como que no.

2 comentarios:

  1. Para mi la felicidad es estar en paz... No tener "cuentas pendientes" primero con uno mismo y después con otro u otros.... Lo que pasa es que llegar al punto de "no tener cuentas pendientes" no es fácil, ¿es cuestión de perdón?, ¿indiferencia?, ¿olvido?, ¿resignación? ¿pacto? o para casos específicos ¿charla, cena y polvo?...

    ResponderEliminar
  2. "Querer es poder" es más un decir, un dicho exagerado con (algo) de verdad en el fondo. Es como el "no hay dolor" que le decían a Rocky Balboa. Sí que había dolor, pero servia para que Rocky siguiera adelante.

    Es como aquello de "si realmente crees que puedes levantar X quilos.... lo harás.
    No, quizá no lo consigas, pero con ese convencimiento uno, dará lo maximo de si mismo, que no será poco.

    ResponderEliminar