domingo, 21 de junio de 2015

LA RUINA DEL RUIN.

La gente que está en el corazón de Dios son esa humilde, de una pobreza callada y ejemplar, que no se hace notar, que tiene la boca desdentada, las manos arrugadas, los ojos aún esperanzados, aunque han cruzado su particular infierno.

Y hacen las cosas más vulgares  como  una oración que conmueve el corazón de Dios. Al menos así nos lo explicó Él.

Su obrar se desprende del alma con el abandono y la espontaneidad del fruto maduro.

Y al revés, los que van por la vida con la barbilla porcima de su frente, y de puntillas , tarde o temprano caen en la decadencia y se derrumban.

Más vale arruinarse con alma  de santo, que hacer obras de santo con alma ruin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario