viernes, 12 de junio de 2015

LA TRISTEZA

Contradecirse no es ningún crimen cuando estás sacudido por la tempestad de la tristeza.

A un desdichado no le puedes acusar de ilógico. La desgracia del otro te tiene que hacer compasivo.

No condenes a un suicida, sus últimas horas  son de muchas voces en el desvarío que acaban  en unn silencio  denso, como si el universo fuera un error.

Ojo con la tristeza que se mueve entre  lo secreto y lo incomunicable . Ojo con ella, que escribe la vida de un hombre que no fue y de otro que no llegó a ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada