sábado, 1 de agosto de 2015

BAJANDO POR LA CALLE Y SILBANDO

La escritora norteamericana Katherine Paterson, premio Andersen en 1988,  terminó su discurso contando que si a ella le preguntaran cuál era la mayor alegría de su vida, respondería como un filósofo chino: «Un niño bajando por la calle y silbando después de haberme preguntado el camino».

Llevo tiempo  buscando el camino de regreso  a casa, y todavía no encontré quien me diera la respuesta  , pero  sigo silbando. Todos tenemos nuestro  momento, Él sabe mejor que nadie  lo que necesitamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada