martes, 25 de agosto de 2015

MUY LEJOS

Hay  formaciones  donde  el enemigo duerme en la conciencia de tus  hijos. Son  redes  de telarañas  mentales: mucho miedo, muchas dudas, poca  luz.

El escenario de  su conciencia   no es de alegría: es de terror.

Un día tu hijo, harto de tanta   asfixia , dejará todo ese camino que un día quisiste  enseñarle. Lo perderás, quizás hasta  que tú ya no estés  aquí, por tu cabezonería, tu  estúpida rectitud, que es cerrazón.

Y todo  porque  no eres  más  que una caricatura  del padre  del hijo pródigo. 

Piénsalo. Duele  mucho  comprobar  que tienes  la  familia  muy lejos, y que le da pol culo comer  lo que comen los cerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada