sábado, 8 de agosto de 2015

SIEMPRE ES MIEL.

Las abejas pecoreadotas, absorben con su lengua el néctar de las flores que visitan, lo introducen en su buche y vuelven a la colmena, donde se lo entregan a las obreras jóvenes que encuentran más cercanas a la piquera; volviendo a salir en busca de más néctar, tan pronto han pasado la carga a sus hermanas.

Así veo la infancia : una colmena en la que gentes sencillas, humildes, normales, iban depositando, igual que abejas, la miel de sus conocimientos e ideas acerca de la vida: mis padres,mis hermanos, amigos, el colegio...

 Mi alma  se ha enriquecidio gracias a ese trabajo. Con frecuencia, la miel aquella era sucia y amarga, pero, de todos modos, la  vida   siempre  es  miel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada