viernes, 21 de agosto de 2015

UN RECUERDO

Sobreviene  derepenete, depronoto un recuerdo de mi infancia: mi madre sacándome  del bolsillo un pañuelo arrugado, escuchimizado  y pringado , y me lo pone en la nariz:

- ¡Sopla  fuerte!- me dice

Y con todas  mis fuerzas , aspiro mirando al techo,  echo  un bufido nasal cerrando y apretando  los ojos con violencia.

Y ella , simultáneamente,  me  dice "¡muy bien!" , sacude  la nariz, me da un meneo, e  introduce el pañuelo en el bolsillo.

Y ese  recuerdo  me hace feliz por un instante. Casi me hace bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario