jueves, 30 de abril de 2015

SÍ.

¿No te ha sucedido una sola vez  en la vida que hayas aceptado y bendecido con todo tu corazón a una persona, un instante, una cosa, un fragmento del destino, una suerte caída en gracia por el destino, como una lotería inesperada, una sola gota del tiempo, una flor ebria de rocío, la gloria de un crepúsculo, la dulzura de un rostro amado?

Si eso te ha sucedido tienes que aceptar y bendecir todo lo que existe, hasta la mediocridad, el mal.

No puedes esquivar las espinas cuando quieres la flor,  ni la lluvia cuando se quiere al sol, ni las sombras si buscas  la luz...

Y, lo más importante, la humanidad cuando se quiere a un solo individuo.

Porque todas estas cosas se llaman las unas a las otras en un intercambio eterno y misterioso.

No puedes decir no a nada, ni a nadie, cuando has dicho que sí, aunque sólo sea una vez, a la belleza, al amor, a la alegría, a la Gracia. 

martes, 28 de abril de 2015

INABARCABLE.

Cuando busco la verdad sólo encontraré una verdad a medias, inabarcable. Fragmentos, haces de espigas que pueden ser contadas, y nombradas, pero el vínculo que las une es tan misterioso e invisible como el amor.

Y cuando busco la verdad tampoco quiero entenderla del todo, ni siquiera sé si es bueno decir a los demás todo lo que uno sabe, ni repetírmelo a mi mismo.

Son raras las personas cuya alma es capaz de vivir sin peligro todo lo que su corazón puede abarcar y comprender.

A veces me contengo para no decir lo que sé, o apuntar lo que adivino, por no escandalizar. Por ejemplo: ¿qué parte de mentiras e ilusión hay en el amor?, ¿hasta que punto se  confunden el rostro y la mascara?.

Hay gente que sólo puede ver la luz a través de las gafas negras de sus prejuicios, y si les arrancas esos cristales de sopetón, la luz deslumbrante del día, en lugar de iluminarlos, los cegará. Cerrarán los ojos.

O sea, que no arreglas nada.

Cuando piensas que destruyes un prejuicio, no sabes si estás rompiendo los barrotes de la jaula que retiene al pájaro prisionero, o estás destrozando el cascarón que protege el leve esbozo de sus alas.



AUNQUE LO POSEAS TODO.

Muchas veces me lamento  por lo que no tengo. 

Pero ahora lo que más falta me hace no es lo que deseo, sino lo que ya poseo: escuchar esta lluvia  que es cosa fina, escribir, ordenar el apartamento donde vivo, y amar esta hora.

Muchas veces usamos  de una manera absurda lo que tenemos, la gente que nos acompaña, la vida que podemos disfrutar, y la peor de las privaciones consiste en ese mal uso.

¿Quién necesita más el pan que alimenta, el que tiene hambre o el que lo vomita?

¿Quién está más necesitado  de amor:la chica que está esperando que aparezca su príncipe azul, o el  vicioso que corrompe todo lo que toca?

¿Quién está más lejos del verdadero Dios: el ateo angustiado por el vacío de un cielo sin respuesta, o el beato que estruja la fe con su corazón como si fuera un amuleto  que besa histérico y atormentado?

Me quejo de mi pobreza, y no considero el uso que hago de mi riqueza.

Más:si eres  incapaz de percibir ese brillo divino escondido en cada cosa, aunque lo poseas todo, no tendrás nada. 

domingo, 26 de abril de 2015

DOS INDIGENCIAS.

Daremos un gran paso en el camino del amor el día que aceptemos que no somos Dios para la persona amada, y en que le perdonamos que no sea Dios para nosotros. No son dos naturalezas en la que uno lo da todo, y la otra lo recibe todo.

Somos dos indigentes, dos anhelos , la fusión de seres imperfectos con un único impulso que se sabe perdonar en su debilidad.

El amor así vivido es un misterio que impoirta sólo a dos, y que usa en su vocabulario , sobre todo, dos palabras: "gracias", y "perdón".

¡Ay, los ídolos!. 

El hijo pródigo ha llegado al punto de no retorno. Hicieron de  él un Dios, él  hizo Dios del sexo, de la  gula, de la vida en el desenfreno. Arruinado y hambriento envidia la suerte de los porquerizos. Es más, se le cae la baba viendo comer a los cerdos.

Tiene tres salidas a su  desvarío:

Morir de hambre , o quitarse de en medio.

Convertirse en un animal más de la Circe totalitaria.

Regresar a la Casa del Padre. Él, por entonces, no sabe que será perdonado, ignora la fiesta que le tienen preparada para cuando vuelva.

Tampoco su padre sabe cómo reaccionará al ver a su hijo regresar.

En ese momento nadie sabe nada, y todo depende de la decisión ante un cruce de caminos.

LOS ÍDOLOS.

Caigo en la cuenta de la cantidad de veces que hice  dios a un hombre, y luego no le perdoné que no lo fuese. En realidad  eso significa que tenemos una sed de pureza que los demás no pueden darnos. Nadie puede saciarla.

De mi también alguien hizo un dios, y  el resultado de esa idolatría fue bien patético. No me lo han perdonado. Hace bien poco caí con todo el equipo , y ahora soy un pobre hombre , el payaso al que le dan todas las bofetadas.

Sin embargo, si crees en Dios, serás indulgente con los demás, y perdonarás a tu prójimo, porque sabes que es como tú. 

Quiero ser ateo de dioses como yo, o como tú, cuando te adoran, o te adornas de atributos divinos, que no posees. Mira a los líderes del mundo, que no dudan en  dejarse incensar, y no son más que caricaturas que no representan nada: que abusan de su autoridad, o que carecen  totalmente de ella.

Cuando me han tratado como a un dios , y caí en la vanidad de creérmelo, olvidé que Dios no necesita nasa. Es más pobre que el más pobre de los hombres, porque asumió toda la angustia, toda la soledad, toda la miseria. Tanto que renegó del mundo..."yo no soy del mundo, el mundo no me conoce" .  Y yo, ¡imbécil!, pavoneándome , mirando de izquierda a derecha, buscando ese reconocimiento.

La vanidad consiste en pavonearnos , en una forma u otra, por tal o cual razón, ante nuestros semejantes sin haberles pedido permiso previamente.

Merezco más compasión por mis imbecilidades y estupideces , porque eso sí que me afecta. Consolar al malvado es una forma suprema de amor, pero mucho más es aliviar al idiota de sus idioteces, esas que su mala cabeza le han llevado a la ruina, al ridículo, al fracaso total.

sábado, 25 de abril de 2015

MÁS VÉRTIGO

Seguimos con Agustín...

"¿Qué es lo que amo cuando yo te amo? No belleza de cuerpo, ni hermosura de tiempo, no blancura de luz, no dulces melodías de toda clase de cantinelas, no fragancias de perfumes, de ungüentos y aromas, no manás ni mieles, no miembros gratos a  los abrazos de la carne; nada de todo esto amo cuando amo a Dios.  Y sin embargo, amo cierta luz y cierta voz, y cierta fragancia, y cierto alimento, y cierto abrazo cuando amo a mi Dios, luz, voz, fragancia, alimento y abrazo del hombre mío interior donde resplandece a mi alma lo que no se consume comiendo y se  adhiere lo que la saciedad no separa. Esto es lo que amo cuando  amo a mi Dios.

¿Y qué es entonces? [...] Pregunté a la tierra y me dijo: “no soy yo”, y todas las cosas que hay en ella me confiesan lo  mismo. Pregunté al mar y a los abismos y a los reptiles de alma viva y me respondieron: “no somos tu Dios, búscale por encima de  nosotros” [...] Entonces pregunté al sol, a la luna y a las estrellas. “Tampoco somos nosotros tu Dios que buscas”, me respondieron [...] Dije entonces a todas las cosas que están fuera de las puertas de mi casa: “decidme algo de mi Dios, ya que vosotros no lo sois, decidme algo de él”. Y todas exclamaron con gran voz: “Él nos ha 
hecho”. (Libro X. cap. 6)

Llegados a estas alturas uno siente el impulso de comenzar a andar esta senda, la suya, pero tras los pasos de gente así. 

viernes, 24 de abril de 2015

LIBERTAD.

Hay dos  formas de matar la libertad, porque sólo somos libres cuando decidimos, no mientras decides. Es un campo que puede producirlo todo, pero sólo cuando recoges la siembra ejerces tu libertad.

Todo depende en qué nivel sucumbes a  esa facultad: abajo la esclavitud, arriba el amor.

Abajo se la entregas a los ídolos, por arriba a Dios, del que sólo puedes optar entre dejarle hacer o resistirte.

Cuando tratas al ser amado, sea tu mujer, marido, novia, hijos, como ídolos, como algo que posees, que es tuyo, y que adoras, los tratas como a simples objetos. Y te conviertes en esclavo de tus esclavos.

De esta manera, el amante es un objeto de la mujer que lo domina, el ambicioso es  esclavo  del poder , y el avaro de su propia riqueza.

¡Libre!

jueves, 23 de abril de 2015

HOY, AHORA.

De los días en Tamahu, y del trato con los indígenas, se adquiere una forma de ver la vida por ósmosis: una cierta fatalidad ante las cosas. La vida es así, no hay que darle más vueltas, todo sucede cuando tiene que suceder , independientemente de  nuestros deseos. Y   consecuencia de esa  manera de vivir, muchas veces "contemplativa", como de la mano de ella, nace el asombro. 

Asombrarse es propio de niños. Y esa niñez  se recupera si te abandonas a la meditación. Es frecuente que te sorprendas en medio del silencio por un hallazgo insospechado que te asalta en un paseo meditando. A veces ese asombro llena de alegría , sobre todo cuando descubres facetas del pasado que hoy no reconoces en ti. 

Recuerdo una frase : "un león enjaulado no es un león". Y descubrir que uno  ha sido esa fiera enjaulada durante muchos años. En una  jaula muy grande, y  con los barrotes muy gruesos. 

Meditar no es soñar. Nadie vive más en la  realidad de la vida que la persona que medita. Cuesta mucho entender esto, pues la lucha contra la  fantasía tiene que ser sin cuartel. Yo soy  persona que está bien en todos los sitios, excepto donde tiene que estar. La imaginación es una mentirosa que esclaviza , y de qué manera.

La realidad es más hermosa que la mejor de las fantasías,  lo mismo que tu mujer es mejor compañera que  cualquier otra que puedas soñar, que lo que escribo ahora es mejor texto que la entrada que pensé. Sólo libera la realidad. Será torpe, lenta, cortita de luces, estrecha, pobre, pero es:  se huele, se palpa, se ve. 

Los sueños se escapan, decepcionan, son  intangibles.

miércoles, 22 de abril de 2015

AGUSTÍN

San Agustín en Las confesiones repasa su vida: "Amar y ser amado era la cosa más dulce para mí, sobre todo si podía gozar del cuerpo del amante [...] Tal era mi vida, pero, ¿era esto vida, Dios mío?" (Libro III, cap 1-2)

Cualquiera que haya chapoteado en el sexo conoce bien da qué se refiere Agustín. ¿Era eso vida?, podemos escribir con él.

"¡Qué dulce fue para mí carecer de las dulzuras de aquellas bagatelas las cuales, cuanto más temía entonces perderlas tanto  más gustaba ahora de dejarlas¡ Porque tú las arrojabas de mí. Tú, verdadera dulzura, tú las arrojabas y en su lugar entrabas tú, más  dulce que todo deleite [...] más claro que toda la luz, pero al  mismo tiempo más interior que todo secreto". (Libro IX, cap. 1)

Cualquiera que lea a san Agustín, ¡se le entiende tan bien!, sólo puede identificarse con esa biografía tan cercana en muchas cosas a la nuestra. A la tuya.

¿Pero te atreverás a experimentar en tu vida esa transformación?

martes, 21 de abril de 2015

VÉRTIGO

Leo a san Agustín y siento la necesidad de esa desnudez. 

Ese hombre buscó la verdad, y describió esa bùsqueda  de una manera sencilla y clara. Afirmaba  : “para ver la verdad no basta con poseer los medios. Si el ojo no está sano no puede ver la luz del sol [...] No toda alma racional, sino aquélla que  tiene la mirada limpia y serena es la que se acomoda mejor al objeto de su  contemplación”.  

Dicho de otra manera: donde no alcance la cabeza, llegará el corazón.

Hay párrafos de las Confesiones que estremecen de vértigo que da su lectura. Pero, es importante subrayarlo, sólo en una lectura sosegada, pausada y  meditada, gustarás de estas verdades que trufan los caminos de los grandes de la Espiritualidad:

"Nada sería yo, Dios mío, nada sería yo en absoluto si tú no estuvieras en mí, pero ¿no sería mejor decir que yo no sería en modo  alguno si no estuviera yo en ti, de quién, por quién y en quién son todas las cosas? [...] 

Sencillamente, lo que dice de una manera maravillosa es "en Dios te mueves, existes, y eres", te pongas como te pongas, hagas lo que hagas.

Y hay momentos que Agustín necesita del arrobamiento que da la poesía para explicarse. San Agustín, como tantos otros místicos, está enamorado:

"¿Qué es mi Dios entonces? Sumo óptimo, poderosísimo, omnipotentísimo, misericordiosísimo y justísimo; secretísimo y  presentísimo, hermosísimo y fortísimo, estable e incomprensible, inmutable, mudando todas las cosas; nunca nuevo y nunca viejo;  renueva todas las cosas y conduce a la vejez sin ello saberlo; siempre obrando y siempre en reposo; siempre recogiendo y  nunca necesitando; siempre sosteniendo, llenando y protegiendo; siempre creando, nutriendo y perfeccionando; siempre buscando y nunca falto de nada. (Libro I, cap. 5).

¿No da vértigo?

lunes, 20 de abril de 2015

EL ÚLTIMO CÉNTIMO.


¿ Qué necesidad tiene Dios, que no necesita nada, de pedirnos que se lo entreguemos todo?.

La pregunta está mal planteada. 

Lo que de verdad necesitamos es renunciar a los disfraces para estar en disposición de recibirlo todo. Y mientras nos reservemos el último céntimo  todavía seremos ricos. El último céntimo es el que nos gana para Dios.

Dale vueltas a este asunto:

El último céntimo que guardas para ti, te hace  chungo. ¡Ese céntimo te hace rico!

¡Es el último céntimo de dinero, de amor, de vergüenza, de miseria!

¿No entiendes dónde estás?




domingo, 19 de abril de 2015

¿DÓNDE HALLAR LAS PALABRAS?

En todos los caminos hay algo en común: el Silencio como inicio a la Meditación, la Soledad para alcanzar a escuchar a Dios, la Paz interior como senda de desprendimiento...Jesús  inició su vida pública marchando al desierto...no debió de ser algo excepcional en su vida buscar retirarse durante sus años de vida oculta..

Si quieres avanzar en lo Escondido , ama el Desierto.

Si todavía no has llegado a ese cruce de caminos que es el encuentro personal con un Dios personal, estás en tierra de nadie, o perteneces cultural  e ideológicamente a una religión , o sea, nada. No creo que ese Dios influya en tu vida de una manera que ponga patas arriba todos tus valores. Me refiero a "conocer" a  Dios.

"Conocer" en el sentido que  da la Virgen al anuncio del Ángel: "¿Cómo será esto, pues no conozco varón?".

No conoces a Dios hasta que no has tenido una relación tan personal  que enamora. Como te enamoras de una mujer, o de un hombre, y ese amor es de verdad. Nada que ver con cosas como "mariposas en el estómago", o sensaciones epidérmicas o, ni mucho menos, posesiones histéricas de "¡ jos míos, jos míos !: ¡sedme fieles!"

Es otra cosa , que me parece sabes de qué hablamos.

sábado, 18 de abril de 2015

UNA EXPERIENCIA PERSONAL.

Todos los grandes buscadores de lo Escondido refieren a lo mismo: una experiencia personal...una experiencia personal que será de una manera o de otra, pero que le hace abrir los ojos de un modo definitivo.

Hasta que no llega esa experiencia personal se vive de creencias aprendidas, de cultura, de ideología...pero no de Fe. Mucho menos en un estado vocaciónal.

Un estado vocacional no es religioso, necesariamente.

El Padre Philippe, en Tamahu, cuenta con una minuciosidad encantadora su conversión en Polonia gracias a unos versículos de la carta de san Pablo a los  Efesios.

Mi  biografía espiritual comienza con la enfermedad  de Manuela, y gracias a ella, el encuentro en Tamahu con la bùsqueda de  lo "Escondido".

Podría citar cientos, miles de encuentros de muchas personas , siempre a través de  experiencias personales, que han derivado en conversiones de vida.

Son caminos muy personales, y muy variados. No vale la pena discutir cual de ellos es mejor. Todos suben la misma montaña  por diferentes laderas y sendas. Unas más largas, más peligrosas, más directas en la senda a la cima, algunos son muy transitadas, otros  solitarias, desérticas, incómodas ...los recorridos son muy variados, y no tiene sentido preguntarse  nada. Es sólo al final, cuando se acerca la cumbre y  nos encontramos casi en el vértice unos con otros, a una altura considerable de nuestras vidas, cuando descubrimos el sentido de todo.

Mientras tanto, ¡a subir!. Pasito a pasito, poco a poco, sudando la gota gorda, resbalando en chancales que nos hacen retroceder casi hasta el principio, para tomar otra senda, más larga, menos agresiva...y , en fin, ya llegaremos.

Aunque, me temo, basta con que nos pille ascendiendo. Ya bajará alguien a recogernos.

viernes, 17 de abril de 2015

NOS MOVEMOS, EXISTIMOS, SOMOS.

Los meses en  Tamahu enseñan que  la vida tiene un curso natural. Esfuérzate en conocerlo, respétalo, no lo fuerces. Convéncete: hay una Providencia , un cuidado amoroso por el que Dios nos cuida a todos. Y es así porque Dios te quiere. A ti también, cuando te creó, vio que tú también eras bueno.

Es muy importante que descubras esta verdad: que Dios te quiere. Nada es igual si alcanzas a  sentir ese amor.

¿Cómo llegar a esa maravillosa experiencia?: lee y medita una y otra vez las parábolas de la Misericordia de  Dios. Son de una belleza conmovedora. Es imposible que ese misterio no sea cierto.

¿Cómo sabrás que algo dentro de ti está madurando?: sentirás un progresivo amor a la Naturaleza. Buscarás con frecuencia  su entorno :el sonido del viento a través de los árboles, el murmullo  de los pájaros, el arrullo de una corriente de agua, las nubes   de algodón    del día, o contemplar las estrellas  de la noche. Allí te perderás ( ¡te encontrarás!) . 

Esos lugares  son el mejor paisaje  y compañía para que tu  alma, despegada de estímulos y distracciones  y ruidos, en el silencio clamoroso de la naturaleza y en lo más  hondo de nuestro corazón, pueda experimentar en lo Secreto eso que Dios ve en tu corazón.

En Dios nos movemos, existimos, y somos....¿qué cojones quieres hacer para alcanzarlo si es así?. No es cuestión de esfuerzo o voluntad. No depende de ti.

jueves, 16 de abril de 2015

PROFUNDIDADES ABISALES.

Hay unos peces que viven en las profundidades abisales. Se alimentan del plancton microscópico, son transparentes, traslúcidos, con unos colores maravillosos en sus contornos. De una belleza inquietante,  pues  es una belleza creada para no ser vista. 

Allá abajo no llega la luz, y si se les fotografía, fallecen. 



Así son nuestras verdades más profundas. No podemos mostrarlas  a la luz de los demás porque morirían. No todo el mundo entiende las razones profundas de nuestros amores, de los quereres, de las entregas personales. Tienen que vivir en la intimidad de nuestro corazón, y alimentarse de lo pequeño.

El mayor error es satisfacer los deseos propios...¿quién necesita más el amor, la  joven  que está esperando al príncipe azul que la conquiste, o el viejo libertino que pudre todo lo que toca?

¿Quién necesita más el pan, el pobre que le alimenta, o el rico que lo vomita?

No hay mayor miseria que no saber sufrirla.

Conténtate con lo que basta. No lleves en la maleta nada que sobre. Lo canta la letra: son más largos los caminos pa el que va cargado de más. Lo que no vaya contigo no lo perderás. Nada te pertenece, ni siquiera tu mujer, o tus hijos. En realidad, son signos que hablan de alguien más grande. Tú también eres un signo que trasciende tu propio  cuerpo.

No guardes tesoros.  Lo que tengas entrégalo a los demás.¡Libre!

miércoles, 15 de abril de 2015

SUSO DE CIRENE.

No hay nada más inconsistente y débil en el mundo que el agua, y sin embargo, corroe y destruye lo más duro y fuerte. Aplica esto a tu vida: la  blandura es fuerte, y la flexibilidad dura.

Vacíate de todo lo que sobra. No tengas dependencias , deseos incontrolados, afanes interesados de vanidad, poder, orgullo, riqueza...

Disciplínate , esfuérzate en la virtud. No cejes en aprender , llegarás a la paz.

Es imposible guardar el oro y las riquezas, atrae el infortunio. Haz lo que debes hacer y olvídate de tonterías.

Si vives para trabajar pensando sólo en  ganar dinero, alcanzar objetivos que te imponen, ser el macho alfa de la manada, tener éxito,  el depredador terrible de la sabana, el cazador insaciable, se desencadenarán en el interior de tu corazón  las más furiosas y perturbadoras pasiones. Llegará un día que no reconocerás en ti el  niño que fuiste. 

Hace sólo unas horas me engañaron en Serunión. Firmé mi propia baja voluntaria por confiar. Siempre la misma historia: me fío de la gente.

Me ha servido para estar, otra vez, en un cruce de caminos. Bueno, a volver a empezar. Quizás puedas hacer algo por ti, me digo. No todo estará  perdido. Aunque son pocos los que descubren en ese cruce de caminos  el valor de volver a empezar.

Cuando sigas este camino, no lo dudes, aparecerás ante los demás como un loco, ingenuo, despreciable, absurdo.  

Tu vida es la del niño. Se ha escrito de muchas maneras, se ha cantado, y se ha recitado en versos que han llegado hasta hoy gracias a gente que los ha hecho carne de su vida: las Bienaventuranzas, las Obras de  Misericordia...

Nos precederán las putas y los niños. A veces, por fuerza mayor de jefes sin escrúpulos, como Simón de Cirene, te meten una ustie y te ves donde no quieres...

domingo, 12 de abril de 2015

EN EL SILENCIO.

Lo peor de acostumbrarnos a vivir es que no percibimos la belleza cotidiana de los pequeños paisajes que nos rodean. El mejor paisaje, ¡qué gran alegría  descubrirlo!, es el rostro humano.

Cuando el peligro de acostumbrarse afecta a la seguridad de las personas, hemos ideado unos sistemas de seguridad. Son protocolos donde, con frecuencia, son varios los  que atienden diversos pasos que buscan que sean conscientes de dónde están, y qué están haciendo.

En una central nuclear, por ejemplo, son varios los ingenieros que deben abrir , con llaves diferentes distintas puertas, con una uniformidad de seguridad, unos protocolos...todo para que no llegue la costumbrarse en sus labores antes de alcanzar el núcleo.

En tu silencio, en esos minutos de meditación, también vas a visitar el núcleo de tu corazón , y es importante que guardes tu particular protocolo para que no te acostumbres:

- Busca una buena postura. Recógete.

- Respira de un modo consciente.

- Déjate querer. No estás solo. Confía.

No te  acostumbres a buscarte  dentro de ti.




viernes, 10 de abril de 2015

SILENCIO.

Me sentí muy pequeño y, la verdad, bastante cansado para emprender esa ascensión. 

Cuando dejas el coche en el aparcamiento del Valle de Ordesa, antes de subir al Pico de Taillón, puedes contemplar gran parte de la ascensión por  Carriata, en la Faja de las flores. La vista es desoladora. Sólo pensar que hay que subir hasta allá arriba, desanima a cualquiera.

Así me sentí.

Y comencé a subir, pasito a pasito...

"Tu Padre ve en lo escondido".  La mayoría de  nuestras experiencias abarcan sólo lo ancho y largo de este mundo. Son bidimensionales. Dicho de otro modo, son superficiales.

Hay una tercera dimensión que no se alcanza con la tecnología del  "homo faber".

Las vasijas se hacen de barro, pero su uso se deben a  que están vacías.

Una casa tiene puertas y ventanas , pero es su vaciedad lo que la hace habitable. Es el vacío lo que le da eficacia.

A Dios no lo ves, ni lo puedes tocar, ni oler, ni sentir...es invisible. Es la luz del mundo, es invisible, pero verás objetos iluminados. Tú puedes ser un objeto que refleja la luz , pero debes estar vacío, libre, transparente.

Está en el silencio. Él te hablará, Él te responderá. Él te buscará.

Ignorar esto es estar ciego, y esa ceguera trae consecuencias nefastas: ¡guías ciegos que guiáis otros ciegos!

Todo está en dejarse querer. Nada más. Sentirse querido.

Dedica todos los días un tiempo, quince o veinte minutos bastan, a escucharte en silencio.  Atiende a tus sensaciones, a tu estado de ánimo. Muy probablemente no consigas nada, y escuches muchos ruidos   en tu interior. No te canses, todo llegará. Un día escucharás la voz que te aconsejará lo que debes hacer: diga lo que diga, escribe esa voz.

Un último consejo. No dejes de desear querer ser mejor persona: el deseo de luz termina produciendo luz.

Siéntate, recógete. Acepta lo que venga, sea lo que sea. Acéptate a ti como eres. Conócete. Dedica muchas horas a ese empeño.


jueves, 9 de abril de 2015

UN HALLAZGO.

Después de la marcha de Manuela, y contando, tuve un proceso que necesito compartir.

Escribo para entenderme. Si te ayuda, mejor. Si no, pues nada: sigue tu camino. 

Al principio fue la soledad. Me sentí muy solo, aunque con el presentimiento de su cercanía, que ya  relaté en otro blog.

Esa soledad no agobiaba. Esa soledad venía de la mano del silencio, un silencio que me hacía bien. 

Durante meses anduve mucho, leí más, escribí  detenidamente lo que sentía. Rezaba poco, porque hace años descubrí que no sabía orar, me costaba mucho tascar el   belfo  a la imaginación, y decidí sentir el Amor de Dios que me mira y sabe lo que me conviene. 

Fui a Guatemala.

Allí  vivo solo más de dos meses, y es en ese ambiente de silencio, de paz, de  sosiego interior, es donde poco a poco siento que  estoy muy lejos de todo, de lo mejor y de lo peor de mi. Me veo muy pequeño, ridículo. Una biografía muy tramposa, que  cree saber mucho, y  haber vivido con intensidad y, sin embargo, la percibo de una manera tan dramática que me doy pena.

Todo  sucede como acostumbran a suceder estas cosas, de un modo nada espectacular. Sobre todo, sentir la necesidad de ponerse en marcha...¿En marcha a dónde?.

Y  el motivo que me puso en marcha fue "el secreto".

Antes de Misa, en Tamahu, leo en Mateo 6...

"Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis  recompensa de vuestro Padre celestial.
Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga.

Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha;
así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

"Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas de las plazas bien plantados para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga.

Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados.

No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo".
...
 "Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo que ya reciben su paga.

Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno sea visto, no por los hombres, sino por tu Padre que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará".

Allí estaba  el comienzo de la senda que debía recorrer: "tu Padre que ve en lo secreto". En otras traducciones se habla de "lo escondido". Y era allí donde debía dirigirme.

¿Y cómo  se comienza esa ruta que se intuye ardua, difícil, muy disciplinada?.

En el mismo texto da la pista: "Él  ya sabe lo que necesitáis antes de pedírselo". Así, pues, se trata de contemplar, de dejarse querer, de echar a andar y subir a la cima, sudando  goterones, resoplando, siguiendo tu propio camino, a tu ritmo, por los mojones que otros han dejado como señal antes que tú.