viernes, 22 de mayo de 2015

NUEVAS MENDIVERTIADAS

La película terminó  justo al final.

Los catetos del triángulo llevan el pueblo en la cara. 

Una lápida es como un  taxi esperando en la puerta de destino con la bajada de bandera permanentemente ocupada.

La agenda del alzheimer está sin escribir.

Preguntó si tenía bocadillos y contestó "depende": tomó uno con mucho "pende".

El campo tiene puertas  que nadie quiere poner. Son de fútbol.

El ego del ególatra  no  sabe de milagros.

De tu vida ya conoces el paréntesis abierto con  la fecha de nacimiento...falta otra fecha y cierra paréntesis.

El espermatozoide del casto ignora su extinción.

El  carnicero celoso llevaba el varonil miembro  en la mano.

miércoles, 20 de mayo de 2015

REQUETEAFORISMOS.

- La suma de actos perfectos no hacen un hombre perfecto.

- Nunca entendió por qué ella le llamaba dálmata hasta que le dijo él que era su Eva, su única mujer.

- Se sentía como un pez en el agua de hacer nada.

- Deme esa cabeza de cerdo, le pidió al carnicero mirando el espejo de la entrada.

- Las lápidas tienen mortíveres.

- Los muertos se viven de risa en los cementerios.

- Lo peor que le puede pasar a un torero es que le pongan los cuernos.

- Una mentira repetida mil veces son mil mentiras.

- Ella era como la h para él: no la pronunciaba.

- Debajo del faldón de la mesa camilla hay un niño que tiene mi cara.





EN UN LUGAR DE LA MENTE.

Estos días, con el cambio de empresa, paso mucho tiempo en Barcelona.

Recobro viejas  relaciones con antiguos alumnos. Es un disfrute descubrir que no han pasado veinte, treinta años. Parece todo de ayer.

Algo que me ha llamado la atención : la clave que diferencia ideas y creencias es lo emocional. No creo haber sido un buen profesor, pero sí he dejado emociones, que es lo que se recuerda: los chistes, las inauguraciones gamberras de las calles Herzegovino, Muntaner, las interminables tertulias musicales, las convivencias como  riesgo y aventura sin sentido...

Me llama un número desconocido.

- ¿Dígame?

- ¡Mi melenilla, no me la quiero cortar, si me critican , a mi todo me da igual...¡al ritmo de la vida voy, que voy , que voy, al ritmo de la vida voy, que voy que voy, al ritmo de la vida voy, ¡qué feliz que soy.

Había olvidado esa canción que cantó el tío como un santo y seña que abría un puente de hoy hasta la adolescencia.

¡Alucinante efecto magdalena de Proust el de esa canción en mis oídos!

En un lugar de la mente, de cuyo nombre no consigo  acordarme, hay una canción que despierta lo mejor de nosotros mismos.

martes, 19 de mayo de 2015

QUERER ES PODER.

Los seres humanos queremos ser felices. Este proyecto colosal, irremediable y vago dirige todas nuestras creaciones. Es un afán privado, pero que sólo puede colmarse mancomunadamente. 

Esa felicidad es como el ojo, que si se ve a sí mismo está enfermo. Hay que operar el cristalino opaco que hace que nos veamos el ojo.

Así, cuando nos vemos a nosotros mismos  , estamos enfermos.

También se dice que la felicidad es una puerta que se abre hacia afuera, queriendo significar que si se abre hacia dentro, nos obliga a dar un paso atrás para que ella ocupe nuestro espacio.

Respecto a la felicidad   se han dicho muchas idioteces, una es la de "querer es poder".

Eso es una sandez.

Querer no es poder. Yo he querido muchas veces  y, oye, que como que no.

lunes, 18 de mayo de 2015

MENDIVERTIDAS GREGUERÍAS.

El burócrata no lee el periódico, hace como que lo lee para ocupar tiempo y espacio.

Hay dos clases de personas: las que van a favor de sí mismas, y las que van a favor de los demás.

Vive como el pedo de un buzo: sentido ascendente, velocidad vertical, en burbuja. Es inodoro e insípido.

Era tan chulo que hacía el amor con las manos en los bolsillos, un cigarrillo en los labios, y mirando a los ojos de su amante a medio metro de distancia.

Cuando la mediocridad es un valor en la vida se llega a un  punto de no retorno donde ya es imposible empeorar.

"A esto hay que darle una vuelta", es la frase favorita de los cobardes.

Una multinacional es mediocre cuando después de trabajar en ellas miles de personas especialistas en miles de cosas necesitan contratar asesores externos para que les resuelvan los problemas.

No te fíes de un director de Recursos Humanos que se peina mojándose la palma de la mano con la lengua y la pasa por el flequillo hacia adelante, como un blasillo cualquiera.

Una gota en el océano se puede sentir más sola que una gota de sudor en la frente de un tuareg.

¡Con qué alegría saltan las tetas sin sostén de una atleta etíope ! 
---------------------








sábado, 16 de mayo de 2015

¡VAMO A VIVIRLA!

De Tamahu me fui con una lección aprendida de coraje.

O sea, recomenzar siempre cuando nadie espera que lo  hagas. 

No salió esta aventura como se soñó, por parte de Xavier, del padre Philipe, y mía. Y los tres, cada uno a su manera, vamos  a recomenzar. Y el riesgo de ese volver a empezar no es más que , otra vez, al fracaso: tener coraje es no tener miedo al fracaso.

Dicho de otro modo: volveremos a empezar, y saldrá mal, y...¡no pasa nada!: ¡volveremos a empezar de nuevo!. ¿Por qué?, ¿cabezonería?: no; vocación. ¡Siempre la misma palabra, tan hermosa cuando se tiene!

La verdad es que he vivido rodeado de gente con mucho coraje. Mi madre, mi padre, algunos de los que leen el Barullo y conozco...en fin: gente que son como el corcho: ¡nunca se hunden!

Bueno, al final haremos lo que hemos visto hacer siempre , defender nuestras ideas, que es aceptar también las que son diferentes a las tuyas.

Reconocer tus errores. No traicionar a un amigo. Hacer bien tu trabajo aunque estés cansado, en no aprovecharte del débil. 

A veces cuesta perder, sentir que se han reído de ti, o que hay quien no le gusta que hayas dejado el fumeteo y el Jack's. Porque de todo hay en este Barullo.

Telefonear a un enfermo. Cumplir la palabra dada. Acariciar a un niño. Si me apuras,  quitarle a tu perro las pulgas. O dar las gracias al que te ayuda.

De sitios así sales nuevo, dispuesto a empezar de nuevo.

Como escribió Lope:

"Mas ¡ay, que no me escuchas!
Pero la vida es corta:
viviendo, todo falta;
muriendo, todo sobra".

¡Vamos a vivirla!




LA CARA QUE SE MERECE.

Una lección que no aprenderé:

Las relaciones entre amigos , o amantes, son muchas veces comerciales.

Se intercambian placeres, servicios, incluso cosas como la inteligencia, o la astucia, sin son vividas como algo que se "tiene". Lo mismo que se intercambian  mercancías. 

Allí nada es verdad, es la ley de la oferta y la demanda: el más rico se engríe, el más pobre se humilla y se prodiga, y cuando el intercambio deja de ser provechoso para una de las partes siempre se puede romper relaciones y que te den...

No la aprenderé porque tiendo a fiarme de las personas. 

Dice Emilio Duró que hay gente que tiene la cara que se merece. Yo creo que no, eso es una gansada. Podría nombrar ahora unas cuantas personas con cara de buenas personas que son unos perfectos miserables, con las venas heladas, sin ninguna compasión por nadie.

Por ejemplo, ese que me dijo: "fíate de mi palabra, Suso: vale más que mi firma .Como comprenderás, lo que te digo no lo puedo poner por escrito...".

Tenía cara de buena persona, y le creí. Pero me dio gato por liebre , conociendo mi ingenuidad, y firmé mi baja voluntaria.

Y la vida sigue, para él, y para mi.