sábado, 30 de abril de 2016

VOLVER A EMPEZAR.

¿No te ha sucedido una sola vez  en la vida que hayas aceptado y bendecido con todo tu corazón a una persona, un instante, una cosa, un fragmento del destino, una suerte caída en gracia por el destino, como una lotería inesperada, una sola gota del tiempo, una flor ebria de rocío, la gloria de un crepúsculo, la dulzura de un rostro amado?

Si eso te ha sucedido tienes que aceptar y bendecir todo lo que existe, hasta la mediocridad, el mal.

No puedes esquivar las espinas cuando quieres la flor,  ni la lluvia cuando se quiere al sol, ni las sombras si buscas  la luz...

Y, lo más importante, la humanidad cuando se quiere a un solo individuo.

Porque todas estas cosas se llaman las unas a las otras en un intercambio eterno y misterioso.

No puedes decir no a nada, ni a nadie, cuando has dicho que sí, aunque sólo sea una vez, a la belleza, al amor, a la alegría, a la Gracia. 


----------------
Y ALLÍ PRONUNCIARÉ MI NOMBRE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada