viernes, 5 de junio de 2015

TU HIJO

Me desconcierta  ese Jesús que perdona fácilmente al que llega al final de su pecado, y sufre sus consecuencias y, sin embargo, al que no está ni frío ni  caliente, ese que  es demasiado cobarde para hacer públicamente el mal, lo rechaza, y le da caña.

Ese mismo que perdona a una adúltera pillada in fraganti - ¡pobre!: ¡la vergüenza que debió pasar esa mujer!-...y que después sentencia: "yo os digo: todo el que mira una mujer para desearla ha cometido ya adulterio en su corazón".




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada