lunes, 20 de julio de 2015

AMANECIDA ENAMORADA.

En cada ser humano hay un lado oscuro.

Todos queremos ser Obi Wan Kenobi , y en gran medida lo somos , pero también hay un Darth Vader dentro de nosotros. 

No se trata de que tengamos que elegir entre una cosa u otra porque estamos hablando de dialéctica, del bien y del mal que coexisten en nuestro interior. Podemos huir pero no escondernos.

Sigue mi consejo, enfréntate a la oscuridad, cara a cara. Ser un ser humano ya es bastante complicado así que dale un buen abrazo a la oscuridad del alma mientras oyes "daos  fraternalmente a  paz".

Si no hay nada de sustancia en el mundo,  si el suelo que pisamos es un espejismo, si la realidad no lo es en sí misma,  ¿qué nos queda?, ¿dónde colgamos el sombrero?. 

Nos queda  el  amor: Oh, mi amor es como una rosa roja que florece en junio, mi amor es como una melodía dulcemente interpretada,  así eres tu mi dulce  amada , tan profundo es mi amor que te seguiré amando hasta que los mares se hayan secado, hasta que los mares se hayan secado  y las piedras se fundan con el sol te seguiré amando, amada mía, mientras siga existiendo la vida.

Y me despido de ti, mi único amor, me despido de ti durante un tiempo pero volveré amada mía, aunque esté a miles de kilómetros de distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada