viernes, 11 de septiembre de 2015

PERDONARSE.

Uno no puede perdonarse a sí mismo. A veces alguien dice: “No me lo puedo perdonar”. 

¡Pues claro que no te lo puedes  perdonar!. Dependemos  del perdón de otro  para ser perdonado,  pero no puedes  exigirle que te perdone. Toda culpa  lleva a la situación de depender del perdón de otro.

Si he ofendido a otra persona, sería una desvergüenza explicarle que ya me he perdonado esa ofensa que le hice.

Pero con Dios, y siento que haya  gente que no lo vea así, todo  se perdona: es  imposible  ofender un Amor infinito con pecados  finitos.

5 comentarios:

  1. Toda la razón:)
    Apunté una frase que escuché a alguien no hace mucho:
    "El perdón es la fragancia que la violeta deja en el talón que la ha pisado"
    Pues refiriéndose a Dios...caray!
    Un saludo y gracias Suso!
    TT

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que ofendemos a Dios, Amor infinito, con nuestros pecados, por pequeños que sean.

    ResponderEliminar
  3. ¿Ofensas? ¿No eran deudas?. Entiendo deber una deuda. Pero una ofensa solo se limpia con venganza.

    ResponderEliminar