miércoles, 7 de octubre de 2015

LOS PLANES DE DIOS.

Muchas veces  pensé  y aconsejé  que la oración cambiaba  los planes de Dios. En mi estupidez  creía que Dios  terminaría por  ceder a  nuestros planes.

Tenía  muchos  problemas  y , sinceramente, pensaba  que   era  prueba de  mi buena voluntad el  pedir  ser curado  de    mis enfermedades. El evangelio  está  repleto de tipos como yo que  lloran y suplican por su  sanación.

 Hoy sé que sólo debo  confiar y descansar en Él. 

Lo demás  no importa  nada. Estuve perdiendo   el tiempo , pero  aún no es tarde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada