sábado, 31 de octubre de 2015

TODOS LOS SANTOS.

Voy al Canposanto de Matilla a  visitarte. Te traigo flores , las margaritas que tanto te gustaban. Tú eres el mejor ramo de luces nuevas en este sábado . Me parece verte, palpitando, bajar sobre nosotros y besarnos con el suave vibrar de tus alas.

Besas las manos de tu madre...¡Siempre presumiendo de nosotros!...

Te subes a la torre de la Iglesia  y desde allí nos ves a todos, y tu sonrisa parece el sol de hoy...después irás con él a dar la vuelta al mundo, hasta mañana, que vendrás por el este a despertarnos.

Yo soy , ya sabes, un pajarito asustado.  Pero me quedo tranquilo , pues tú tienes alas lo suficientemente grandes para darme abrigo, acunarme. y  decirme al oído " no te preocupes, todo está bien!:  tengo alas lo suficientemente grandes para cobijaros a todos".

Aquí estoy  seguro; me  guardarás   como a un jilguero perseguido.

Poco a poco lo conseguiremos, Manuela,. Mañana  será todo de otra manera. Pronto la vida empezará a ser como antes y no habrá necesidad de repetirme  que  me has perdonado.

Desde donde estás ahora, lo sé, todo es alegría, felicidad, paz, amor, y luz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada