sábado, 10 de octubre de 2015

UNA ORACIÓN.

No me des  el pan, haz conmigo lo que quieras. Cambia el aire que me rodea por agua, y hazme un pez de tu mar. No me quites la flor que nombra mi corazón a todas horas, enjaulado en barrotes algo atormentados.

La lanza de Longinos , el agua que de pronto estalla de una tormenta , el perdónale  que no sabe lo que hace .Mi lucha es agónica  y vuelvo con los ojos hartos  de haber visto la tierra que no cambia, pero al sentir tu sonrisa subes al cielo  y preparas para mi  una habitación con ventana a la plaza de la vida. 

Amor mío, en la hora más negra brilla tu risa, y si de pronto ves que mi lágrimas enlodan los caminos de tierra  de la calle, ríe, porque esa risa me canta letras  muy  hermosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada