domingo, 22 de noviembre de 2015

SOLO, Y AÚN.

Alguien me enseñó que  hay una gran diferencia entre  "sólo me quedan tres minutos"  o  "aún me faltan tres   minutos".

Si "sólo te quedan tres minutos" el tiempo se te acaba. La frontera  se acerca, el final está muy cerca. Vivirás en la ansiedad y el agobio. Muy probablemente sentirás miedo , porque ya no queda tiempo. El cronómetro comienza la marcha atrás.  Sólo significa poco, mete presión. Vivirás con estrés, dormirás con ansiedad.

Con el "sólo" tendrás la impresión de  que no te saldrá, y no llegarás a tiempo.

Si  vives en el " aún me faltan tres minutos", el tiempo se ensancha, te tomas las cosas con calma, no hay prisas, puedes enviar un beso antes a la persona que amas, o rezar.  Aún significa suficiente, y da tranquilidad.

De todas formas, a veces falla todo. Y no pasa nada.

De momento, piensa en  "aún" , y no en "sólo", contigo mismo, con tu mujer, con tus hijos, con tu trabajo, también con Dios...un Dios al que rezas que te diga "solo te quedan tres minutos" tiene que ser aterrador.

LA BARULLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada