sábado, 26 de diciembre de 2015

EL LATIDO.

Toda  tu vida desde  que naciste  tiene una banda sonora que es tan personal como tu propia  biografía. Con toda  seguridad, esas canciones lo dicen todo de ti.

La  primera  de esas  melodías no la escuchaste, pero estaba allí:   el latido del corazón de la madre que oyó de ti , cuando eras un  feto. Probablemente te cantaría al ritmo sincopado de ese  compás.

 Es parecido  al zumbido rítmico que te llega  cuando estás buceando en el mar y escuchas ese  mismo corazón . Ese mismo sonido  vuelves  a  encontrarlo a lo largo de la vida en el compás de ciertas melodías.  Cuando se acerca   a lo lejos  la  percusión de una profesión de  semana santa.  Cuando reposas el corazón en  el   pecho de  esa  mujer que amas.

 Cuando paseas  por  el campo  en medio de un silencio apelmazado y compacto, y paras  después de una dura  ascensión . Suenen los pulsos. 

Reverberan por  las  noches los cristales lejanos de un coche  que regresa de la movida al son de música de bakalao  , laten los bafles.

De fondo, como el bajo en  una orquesta, siempre  late el corazón, al ritmo de  tu vida , hasta el último suspiro.

Allí va  contigo.

Heart rotating.gif

--------------------
LA BARULLA: EL MERCADILLO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada