miércoles, 23 de diciembre de 2015

VAN GOHG

Van Gohg pintó sus zapatos, que  son  otro  autorretrato.

También tus zapatos  dicen mucho de ti. 

Los zapatos están hechos  para  vivir emparejados. Después, con el uso, el izquierdo tiene sus juanetes, el derecho  la forma curva de tus genuflexiones , que pueden ser de orar , o de besar los pies de tus amos.

Tus  zapatos   lloran  al recordar que un día calzaron a aquel niño que daba saltos al ir al colegio ,  que jugaba al fútbol en un patio infestado de niños , y un cura que se recogía la sotana . Zapatos que trepaban  a los árboles, que daban patadas  a las latas de la calle  , de   regreso a  casa, cuando  aquella chica te dio calabazas 

Los  zapatos   de aquel chico enamorado que los frotabas al pantalón   para ir al  Wellington.

Zapatos  de aquel joven con alma de  mártir que entrega su vida  a  un ideal que  le hizo pasar  noches de rodillas. Zapatos de   aquel hombre  enamorado que paseaba horas y horas  dela mano de  una mujer  que tenía  estrellas  en la mirada.

Zapatos  de un hombre  en paro que  va  pisando charcos y charcos , y regresa  a casa a  cenar  pan  con lagrimas. Zapatos de   aquel anciano  que no puede atárselos  y su   mujer  se  arrodilla  para  calzarlos. 

Tu  biografía  son tus zapatos, tu retrato, tu espejo. Todo comenzó con esos patucos que te compró tu madre, y siguió con esos primeros  pasos  balbuceantes. O     aquellos que dejaste  en el  salón de casa  la noche de Reyes.

El alma , cuando  te  agachas para  ponerte  los zapatos, también se abaja, y  queda  atrapada en ellos. Uno siempre es responsable de los zapatos que calza.

En  tu   memoria , aunque  no  lo  sepas, están todos los zapatos que has  llevado: los indómitos,  que te hicieron llagas que no has olvidado,  los flexibles, los dóciles, los  que  tuviste  que tirar  porque eran de  muy mala calidad:  así fueron , según  las  etapas  de tu vida.

Ayer  por la noche vi  un hombre hurgando una papelera  con un zapato en la mano buscando con ansia el otro par. A veces pienso que la felicidad consiste en la inminencia de alcanzarla y en la certeza de no conseguirlo nunca.

¡Ojalá encuentres ese zapato y que tengas una historia  con  ellos  que valga  la pena!




--------------------
LA BARULLA: ¡VOLAMOS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada