martes, 26 de abril de 2016

EL DE LA VERGÜENZA

¿ Qué necesidad tiene Dios, que no necesita nada, de pedirnos que se lo entreguemos todo?.

La pregunta está mal planteada. 

Lo que de verdad necesitamos es renunciar a los disfraces para estar en disposición de recibirlo todo. Y mientras nos reservemos el último céntimo  todavía seremos ricos. El último céntimo es el que nos gana para Dios.

Dale vueltas a este asunto:

El último céntimo que guardas para ti, te hace  chungo. ¡Ese céntimo te hace rico!

¡Es el último céntimo de dinero, de amor, de vergüenza, de miseria!

¿No entiendes dónde estás?


------------------------
LA LUZ DEL MUNDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada