jueves, 21 de abril de 2016

SINCERIDAD SALVAJE

Alguien   insistió en mi  vida en una fórmula mágica para  la felicidad: ser salvajemente sincero. Hacía broma  de la sentencia y  afirmaba:

- No  lo confundas  con  ser sinceramente salvaje.

Después  lo veíamos en las películas americanas de aquellos años. El marido que había sido infiel esa misma tarde, llegaba a casa y lo confesaba todo a su mujer mientras se  desabrochaba la camisa y encendía un cigarrillo.

Y viceversa: la esposa acababa de cepillarse  a un   abogado , pero no podía callar. Siempre había un momento en que ella apagaba el televisor y con mirada sincera le decía al marido  en camisón  que le había engañado. Ambos eran coherentes. Lo comprendían todo, no se sabe bien por qué. 

A continuación hacían el amor, el plano se fundía y de pronto amanecían desayunando tostadas  con mantequilla.

Esa costumbre causó estragos. No se puede ser salvajemente  sincero nunca. Hay cosas  que no deben saberse. Para eso está el  amigo de verdad, la amiga  íntima, el    confesor , y el peluquero.  

Nos educaron para mentir.  La sinceridad iba asociada a la bofetada, a poner  la mano con los dedos de punta para que  la regleta te  diera bien dado . La sinceridad es cosa de inmaduros , de gente que  le  falte un hervor. Al llegar a cierta edad la gente se  viste de  mentira. La madurez consiste en convertir la falsedad de la vida en una bella y envenenada obra de arte. 

Hoy lo   vemos  a  diario: cae día sí, día también, al  abrir el armario , el  cadáver sobre la mesa del salón: un ministro corrupto, una que engaña al marido,  la mujer, el amante, el socio, el votante, el notario, el confesor, el compañero de colegio , a cualquiera que se muestre interesado por la verdad.

La verdad es algo obsceno. 

Jesús, que  afirmaba que  hacía libres , la llevó hasta el extremo  , y la convirtió en  una agresión. Sólo en la infancia o si uno alcanza la  vejez puede permitirse el lujo de contar lo que piensa porque entonces nadie te cree. 

En este tiempo la verdad es el invento de un niño o la batalla del abuelo. En medio está el fregado  de camuflajes y  capas  de  mentiras  que uno  disfraza  sobre su  puta  existencia.

Si quieres  vivir fuera del sistema; sé  sincero.


------------------
EL CONTENEDOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada