sábado, 9 de abril de 2016

UN MILAGRO


En el libro de  Jorge Bergoglio y Abraham Skorka, titulado  " Sobre el cielo y la tierra "

Cuenta Skorka : «Se había producido una inundación, y un hombre quedó parado en el techo de su casa pidiendo socorro. Enseguida llega una canoa a rescatarlo y él se niega a subir. “Yo me quedo acá porque Dios me va a ayudar”, le dice al que remaba. Al rato aparece una lancha de los bomberos para salvarlo y otra vez no se sube: “De ninguna manera, yo me quedo acá porque Dios me va a salvar”, repite. Más tarde llega al rescate un helicóptero de la policía, pero se niega a subir utilizando la misma frase: “Dios me va a salvar”. Finalmente, el hombre muere y cuando llega al cielo le reclama a Dios: “¡Por qué no me ayudaste y me dejaste morir!” Dios se enoja: “¿Cómo que no te ayudé? Te mandé una canoa, una lancha, un helicóptero y no aceptaste”».

¡Cuántas veces  no sabemos  interpretar los  signos  que  Dios  nos envía, o que no nos envía  de la  manera  que nosotros  reclamamos!

De chaval, y no tan chaval  , pedía  auténticos  milagros, de  una naturaleza  sobrenatural espeluznante (recuerdo  demandar  aprobar cinco asignaturas en la  convocatoria  de  septiembre sin pegar  golpe  en todo  el verano). Pasa  el  tiempo  y caes en la  cuenta  que se  te concedió  mucho más  de  lo que deseaba..,.

Fui  expulsado de los jesuítas  y , a cambio, como favor  del Rector , era del mismo  pueblo de  mi  madre, me aprobaron todas  las asignaturas. Por esa razón , me matricularon  en Montearagón. 

Y ese  cruce  de  caminos cambió  el rumbo de  mi vida. 

El  milagro  que se  produjo  fue  otro: más grande, sin duda.
------------------
Hablando de milagros: todo depende de la perspectiva como se vean...para  las langostas  que  estaban en la pecera  del Titanic lo  que sucedió fue  un milagro.


------------------
EL BARULLO: HENRY RONO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada