domingo, 27 de marzo de 2016

AMOR

Te  miro  dormida al  amanecer 
y se te vuelven flores los  párpados  cerrados.
Yo te sostengo en silencio 
Y si  te mueves siento  tu aroma.

Te lo digo  otra   vez:
cuando abras  los ojos  allí  estaré:
me  llamo  Suso  y te  quiero .
Eres  un presentimiento que poco a poco avanza en  mi vida,
como el sol   recorre de este a  oeste  cada día

Te  miro  dormida  y escucho  el susurro tenue de  tu  respiración. 
Nadie  puede saber  lo que siente  mi corazón.

No quiero  que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz  a  tu  lado, sin haber aumentado tus sueños.
No nos  dejemos  vencer por el desaliento.

No abandonemos  las ansias de hacer de nuestra vida algo extraordinario.
No dejemos  de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo. 
Al  menos el  nuestro.
Pase lo que pase nuestra esencia  enamorada  está intacta.
Somos seres llenos de pasión.

Aunque el viento sople en contra,
nuestro  amor continúa:
No dejes nunca de soñar  por  lo  que  amamos..

Verte para amarlo todo.

Verte: qué oración tan pura,
archipiélagos, montañas , nubes, mares, vientos,
las  partes de  los confines de la mar océana 
en las yemas de nuestros dedos.

Ana, te  quiero.


----------------------
EL BARULLO: LA GENERACIÓN DEL 27.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada